Emprendimiento y Social Media Experiencia acumulada en iniciar proyectos tecnológicos y gestionarlos

Inicio de nuevos proyectos.

Dedícate solo a lo que puedes controlar. El pasado ya no existe y el futuro está aún por llegar. Concéntrate en el presente


Sin duda una de las experiencias más enriquecedoras. Nada puede compararse a crear un proyecto desde la nada e intentar hacerlo crecer. Cuando crees en algo, la fuerza no te abandona y sigues persiguiendo el sueño. Con la aparición de las nuevas tecnologías la creación de nuevos proyectos, el desarrollo de una idea se ha convertido en algo factible. El mito del proyecto creado desde una habitación de un adolescente o un garaje está más vigente que nunca. No necesitas ningún capital inicial, sólo necesitas invertir una cosa: tiempo. Tiempo de desarrollo, tiempo de aprendizaje. Muchas veces carece de importancia el éxito del proyecto en sí, porque el crecimiento que te aporta el camino realizado hacia tu objetivo tiene muchas veces más valor que el final perseguido. Desarrollas una cualidad muy importante: la Resiliencia.

Entendemos como Resiliencia la resistencia que desarrollamos ante las adversidades. Un emprendedor es un sufridor por naturaleza. Sufres tanto que aprendes una cualidad muy importante: a relativizar las cosas. Creo que es algo que falta en el mundo actual y que puede ser de gran utilidad. Cuando debes llevar de forma simultánea distintas tareas y actividades no puedes permitirte perder tiempo en lo inevitable o darle más importancia de la necesaria a ciertos sucesos, porque esto te resta recursos.

Los recursos siempre son algo escaso a la hora de emprender, por tanto son tu bien más preciado junto con tu tiempo. Es algo que no puedes permitirte el lujo de malgastar y por tanto, debes ser ágil de mente y saber seguir adelante y seguir avanzando sin tiempo prácticamente para lamentarte. Realmente la experiencia vale la pena y es de aplicación también en otra de mis actividades, el trading

Social Media.

Esta es otra de las facetas que aparece a causa de desarrollar los proyectos en los que estoy involucrado. Todo proyecto en Internet tiene una vertiente social, porque Internet es social en su esencia. Gracias a estos proyectos desarrollo y creo cuentas en las principales redes y me adentro en el mundo de la gestión de estos recursos. La gestión de la imagen y de las acciones en las redes sociales puede impulsar o enviar al abismo cualquier proyecto en la Red. La necesidad de una actuación correcta cobra más importancia en un medio indeleble hasta ahora en que toda tu historia permanece intacta y a total disposición de los buscadores, y por tanto del resto del mundo digital.

Si he de comentar mis preferencias, el primer puesto tiene un claro propietario, y éste no puede ser otro que Twitter. La red de microbbloging que te obliga a condensar todos tus pensamientos en 140 caracteres es un instrumento muy útil, sobretodo en el sector financiero que requiere de una gran inmediatez. Twitter se está convirtiendo en un referente y yo he concentrado mis esfuerzos en estas cuentas, tanto en perfiles personales como corporativos. Esta gestión deja tras de si una interesante experiencia y bagaje que me ha servido para aplicar en nuevos proyectos colectivos en los que estoy participando.


Un proyecto web nace debilitado sin una correcta y adecuada gestión de los Social Media